Tiro práctico en torneos de verano

Para practicar la disciplina en las vacaciones

Los objetivos del entrenamiento

En todo deporte, el objetivo central del entrenamiento es la capacitación sistemática del deportista para alcanzar altos rendimientos. El problema es que no existe una fórmula mágica y universal para entrenar, ya que cada persona persigue objetivos de muy variada naturaleza, abarcan diferentes tipos de conductas, cualidades motoras y destrezas. Es por esto que el entrenamiento se debe planear adecuadamente para adquirir, modificar o perfeccionar las cualidades de cada deportista.

Como en toda disciplina deportiva, los participantes se ajustan a un calendario anual, sobre el cual va a planificar su entrenamiento. Específicamente en el Tiro Práctico los tiradores con experiencia, tomamos como referencia la competencia más importante a nivel local, que es el Nacional de Tiro Práctico de la República Argentina.

La formación de un tirador

En la formación de un tirador yo distingo tres objetivos:

Motores: comprende el desarrollo de la fuerza, resistencia y velocidad, a los que se les agrega la coordinación para el aprendizaje y la aplicación de las diferentes técnicas del deporte específico del tiro.

Cognoscitivos: tienen que ver con la estructura de la técnica, la táctica, la condición y los diferentes factores que conforman el deporte.

Afectivos: generalmente estos objetivos son a los que menos importancia se les da, pero son los que básicamente pueden diferenciar a un ganador de un perdedor. Tienen que ver con la capacidad del deportista de superarse a sí mismo, tanto en la competencia como en el entrenamiento. La voluntad, la autosuperación, la disciplina, entre otros, son los principales aspectos a tratar.

Durante el año tratamos de disparar la mayor cantidad de torneos que podemos. Esto nos sirve de entrenamiento para llegar en forma al Nacional de T.P.

El calendario anual de tiro práctico

Los clubes asociados a la Federación de Tiro Práctico de la República Argentina organizan torneos sociales que se disparan a razón de uno por mes. Es decir que tenemos la posibilidad de competir todos los fines de semana en un Club diferente, aunque rankearemos en el Social de nuestro Club solamente.

La competencia más importante a nivel local, es el Nacional de Tiro Práctico, que se realiza una vez al año en el mes de Octubre. Todos los torneos sociales que disparamos, y además nuestros entrenamientos, están focalizados en lograr el mejor resultado en esta competencia.

Durante el año, solamente tenemos “descanso” en el mes de Noviembre. Y este mes es clave para quienes recién se inician en este deporte. ¿Por qué?

Torneos de verano

Durante los meses de Diciembre, Enero y Febrero hay tres Clubes que organizan torneos que constan de tres fechas cada uno. Estos torneos son ideales para los tiradores nóveles, ya que les permite en sólo tres meses medir su evolución y posicionarse en un ranking para cada Club. Mientras que en el resto del año, deberían disparar diez fechas para medir ese mismo resultado (el ranking de un torneo).

Un tirador que realizó su curso inicial a partir de Agosto, puede recibirse de tirador de TP en cualquier social de Octubre. Y una vez habilitado, aprovechar todo el mes de Noviembre para entrenar duro y llegar con un buen nivel técnico y con la seguridad y soltura que se requiere para obtener el máximo rendimiento en los torneos de verano.

En el Tiro Federal de Buenos Aires, el torneo de verano comenzó el día 9 de Diciembre, con una competencia de 7 etapas. Por la configuración de su campo de tiro, las distancias de los blancos varían entre 3 mts y 40 mts.

En el Tiro Federal de Mar del Plata las competencias se realizan los días domingo, y muchos tiradores hacen coincidir la fecha de sus vacaciones en este lugar para integrar a sus familias a esta actividad deportiva.

Por su parte, la Asociación de Tiro y Gimnasia de Quilmes se suma en esta temporada con su propio torneo de verano, ampliando aún más nuestras posibilidades de competir.

En estos torneos de verano, la premiación se realiza para cada fecha en forma separada, y la tercera se premia además el ranking del torneo. Para sacar la premiación del torneo, se suman las dos mejores actuaciones de cada tirador, descartándose la menos buena. Esto da también la posibilidad de participar en igualdad de condiciones habiendo podido participar en sólo dos de las tres fechas.

Estos torneos los considero muy valiosos como experiencia, ya que en muy poquito tiempo nos permite desenvolvernos en escenarios bien diferentes en lo que respecta a distancias, recorridos y niveles de dificultad. Pero por sobre todas las cosas, nos permite hacer evaluaciones rápidas sobre nuestro nivel de concentración, de autosuperación, de rendimiento bajo el stress de la competencia, y nos obliga a hacer una autoevaluación profunda que nos permita reaccionar y planificar el entrenamiento para lo que reste del torneo. Y este entrenamiento de rendimiento competitivo nos será fundamental para encarar todo el año por delante.

De estas competencias surgirá la preparación que adoptaremos durante el año. Nuestro entrenamiento se basará en precisión, intensidad y volumen por un lado, y nuestro entrenamiento físico y mental por el otro.

Precisión, intensidad y volumen de fuego

Como siempre, haremos un pequeño entrenamiento en seco que nos permita familiarizarnos con el recorrido de la cola disparadora. Para esto tendremos nuestra arma vacía, sin cargador colocado, y armaremos el grip o empuñe. Encaramos el arma y presionamos el disparardor hasta sentir donde queda el recorrido ‘seco’ y listo para producir el disparo.

Una vez encontrado este punto de presión, focalizamos las miras donde queremos pegar, y continuamos ejerciendo una presión controlada hasta que cae el martillo. Este ejercicio deberemos repetirlo tantas veces como sea necesario, hasta que la boca cañón del arma no se mueva al efectuar el disparo. Así nos aseguramos que cuando disparemos con munición viva, nuestra arma no tenga oscilaciones indeseadas al momento de disparar.

1 / 4

InicioDetener

Adoptaremos la posición isósceles y nuestro grip será el de 360º para concentrar los disparos en un círculo de 10 cm. de diámetro a 7 mts de distancia.

Primer ejercicio

Para este entrenamiento con munición viva, necesitaremos alrededor de 150 disparos. Comenzaremos efectuando disparos desde una posición estática, de pie, con ambas manos empuñando el arma, y en forma lenta y controlada trataremos de meter los tiros en un círculo de 10 cm. de diámetro dibujado en un blanco ubicado a no más de 7 mts.

La finalidad de este ejercicio es conseguir la mejor agrupación posible, manteniendo un grip firme que no se nos desarme con cada disparo. De esta manera lograremos ver si nuestra arma está pegando donde pretendemos, o si debemos realizar alguna corrección en los aparatos de puntería.

Si logramos colocar los tiros dentro del círculo, el próximo ejercicio sería efectuar un disparo, y luego dispararle otro a ése mismo agujero, para lograr obtener una mayor concentración. Al momento de realizar cada disparo la respiración es fundamental. Existen tres teorías de la anatomía del disparo. La que yo utilizo es inspirar y retener el aire durante un lapso de 3 segundos, y luego exhalar de forma lenta para lograr bajar el nivel de pulsaciones. Esto es aplicable sólo para conseguir precisión, ya que cuando estamos disparando una etapa respiraremos de manera natural.

Segundo ejercicio

A este ejercicio le dedicaremos tres cargadores llenos. Con el mismo blanco del ejercicio anterior, realizaremos desenfundes de a un disparo, tratando de colocar los tiros dentro del círculo. En esta etapa no pondremos especial énfasis en la velocidad, pero tampoco nos servirán tiempos superiores a los 2.5 seg.

1 / 3

InicioDetener

En el desenfunde las dos manos deben moverse al mismo tiempo para tener un buen grip, y una rápida focalización de miras.

Tercer ejercicio

A este ejercicio le dedicaremos tres cargadores llenos. Al mismo blanco y a la misma distancia, efectuaremos desenfundes de dos disparos controlados, tratando que sigan entrando en el lugar deseado, y sin superar los 3 seg.

Cuarto ejercicio

A este ejercicio también le dedicaremos tres cargadores. Colocaremos un blanco con dos franjas laterales pintadas de color negro, dejando el ancho de la zona alfa como zona puntuable, a una distancia de 10 mts. El ejercicio consiste en realizar desenfundes de dos disparos, impactando ambos en la zona puntuable, y en un tiempo sugerido no mayor a 3 seg. Aquí también podemos colocar blancos con NO SHOOT, y blancos metálicos. A todos estos tipos de blancos se les denomina ‘de peligro’ y exigen colocar el 100% de las miras para ser abatidos al primer intento. Esto significa que hasta no tener perfectamente alineados alza y guión no efectuaremos el disparo.

Cuando entrenamos con blancos no shoot podemos utilizar cualquiera de estas configuraciones. Junto con los blancos ‘cortados’, los metales y los móviles, son llamados blancos ‘de peligro’.

A esta altura de nuestro entrenamiento ya habremos disparado más de 300 tiros, cantidad suficiente como para una práctica de precisión. En todos los casos los tiempos que menciono son sugeridos, como para que tomen como referencia. Seguramente con entrenamiento lograrán bajarlos.

Aquí confluyen los tres requisitos fundamentales para un entrenamiento básico:

Precisión: son las veces que acierto en el lugar del blanco en que quiero pegar.
Intensidad: las veces que realizo los ejercicios.
Volumen de fuego: la cantidad de disparos que realizo por ejercicio.

En estos simples ejercicios veremos cómo la intensidad y el volumen de disparos me prepararán en forma física, y las veces que acierto al blanco me darán confianza y seguridad, lo que me fortalecerá en forma mental para la competencia.

1 / 4

InicioDetener

El entrenamiento personalizado, ya sea individual o grupal, desarrollará su máximo rendimiento para la alta competencia, preparando su físico y su mente para ser un campeón.

Aprovechando al máximo las capacidades individuales

Los tiradores de Tiro práctico llegamos a un punto en el que sabemos todos lo mismo. Sabemos desenfundar, tirar un doble tap, que si tengo un blanco abajo y otro arriba a la misma distancia le voy a disparar primero al de abajo, etc. Ya competimos en los torneos más importantes a nivel nacional, e internacional, ya hemos visto todos los videos y leído los libros que hablan de esta disciplina. Nos hemos conmovido al comprobar que tiradores internacionales con mucha más experiencia y trayectoria tienen las mismas preocupaciones que nosotros: cargarse las balas, si les da el factor, probar combinaciones de pólvoras y puntas, utilizar el mejor equipo que podamos conseguir, cada viaje que hacemos ya tenemos más claro qué cosas llevar y cuáles no vamos a necesitar.

En el último Mundial disparado en Ecuador tuve la oportunidad de hablar con el Español Juan Carlos Jaime Díaz, quien resultó Subcampeón en mi misma División, y me comentaba que tenía las mismas dificultades para entrenar, que nosotros aquí en Argentina, debido a los costos de los insumos. Llegamos a coincidir en que solamente los logros se consiguen con trabajo.

Acá en Argentina tenemos excelentes Instructores de esta disciplina, con experiencia más que suficiente y con mucha información de la que todos podemos aprender. Si estás en ese momento crucial por el que pasan todos los tiradores que conozco, mi sugerencia es que hables con tu Instructor, le expliques lo que te pasa, le pidas que te guíe, que te ayude a superar tus falencias, y a desarrollar aún más tus puntos fuertes.

También te recomiendo que analices tus motivaciones, a dónde queres llegar en este deporte, y qué trabajo estás haciendo para lograrlo. Este pequeño ejercicio es tanto o más importante que los que realizamos en el campo de tiro. Es el ejercicio que más satisfacciones te va a dar, porque te va a ubicar en tu realidad, te vas a conocer mejor que nadie, y vas a poder disfrutar de todo lo bueno que tiene el Tiro Práctico para todos los tiradores.

El secreto que tiene el entrenamiento del Tiro Práctico es uno sólo: auto superarnos todos los días. Si bien vamos a competir contra otros tiradores, la primer competencia es contra nosotros mismos.

Profesor Instructor de Tiro Práctico y Defensa.